El mármol ha sido el principal material utilizado en la construcción desde las civilizaciones romana y griega. Gracias a sus características técnicas y su apreciada belleza, esta roca metamórfica se sigue utilizando en la actualidad tanto en pavimento como revestimiento o incluso en complementos como encimeras, lavabos y elementos decorativos.