Todas las piedras naturales, nos ofrecen la oportunidad de variar su aspecto superficial, en función de la aplicación que le vamos a dar. Es decir, que al decidir que acabado se debe aplicar, juegan papel primordial: tipo de piedra, uso y ubicación.